¿Qué gastos escolares incluye la pensión de alimentos de los hijos?

Gastos ordinarios cómo los del comienzo del curso escolar.














Hay mucha confusión sobre que gastos pueden estar dentro de la pensión de alimentos y cuáles no. Aclararemos rápida y sencillamente esta cuestión mediante un gráfico.

Pero antes de nada hay que ser rigurosos y aportaremos las resoluciones judiciales en las que se apoya nuestro planteamiento.

El Tribunal Supremo considera lo siguiente:
                1. “Los gastos causados al comienzo del curso escolar de cada año son gastos ordinarios en cuanto son gastos necesarios para la educación de los hijos, incluidos, por lo tanto, en el concepto legal de alimentos. Sin esos gastos los hijos no comenzarían cada año su educación e instrucción en los colegios. Y porque se producen cada año son, como los demás gastos propios de los alimentos, periódicos (lo periódico no es solo lo mensual) y, por lo tanto, previsibles en el sí y aproximadamente en el cuánto.”

Con este razonamiento queda claro que los gastos de matrícula, libros, material escolar y ropa, sí tienen que tenerse en cuenta a la hora de fijar la pensión de alimentos, además de estos si los hubiere:

-           Guardería; Cuotas de la asociación de padres, vestuario, uniforme y ropa deportiva para las actividades de esta índole dentro de la enseñanza reglada.
-          La formación profesional del hijo (libros, material para realizarlo y transportes) y los cursos de idiomas (aunque también pueden ser extraordinarios) o clases particulares previsibles y periódicas.
-          Los gastos por transporte y comedores escolares; Los desplazamiento del menor o del progenitor, para cumplir el régimen de relación.
-          Las actividades extraescolares si ya tenían lugar cuando se pactó o estableció la pensión o en tal momento era previsible su deven­go.
-          La formación universitaria y aún los cursos en el extranjero, oposiciones, masters en el extranjero, doctorados,  y otras similares merecen el calificativo de ordinarios según las circunstancias.

2. “Establecido lo anterior, son gastos extraordinarios los que reúnen características bien diferentes a las propias de los gastos ordinarios. Son imprevisibles, no se sabe si se producirán ni cuándo lo harán, y, en consecuencia, no son periódicos.»
Por lo tanto, se consideran gastos escolares extraordinarios los siguientes:

-          La inscripción en un colegio privado por uno solo de los progenitores, cuando el otro no expresa su disconformidad.

-          Las clases de repaso o apoyo si existe necesidad o conve­niencia de tales clases, a la vista del expediente académico del hijo.

-          Las actividades extraescolares si se revelan necesarios o indispensables para el desarrollo integral del menor.

-          Los viajes de estudios cuando se estiman, no sólo aconsejables, sino necesarios, por estar realizados por todo el curso y ser de difícil explicación no hacerlo por diferencias entre cónyuges, y son imprevisibles porque no tienen lugar en todos los centros ni en todos los cursos.

-          El gasto de las clases y material para el aprendizaje del inglés ha sido considerado extraordinario, actualmente.

Los gastos extraordinarios se abonarán dependiendo del convenio regulador.

Por último, se consideran igualmente gastos extraordinarios:

-          El gasto de obtención del carné de conducir.

-          Los gastos médicos, terapéuticos o farmacéuticos que necesite el hijo y no estén cubiertos por la Seguridad social.

-          Los producidos por el cuidado de la salud e higiene bucal y ortodoncia; La adquisición de gafas, no cubierta por la Seguridad Social.

Infografía que gastos incluye la pensión de alimentos y cuáles no.